Llegó a Bogotá La Manada que enseñará a proteger los espacios públicos de la ciudad

  • El cuidado de los parques, senderos, alamedas, plazoletas, andenes, entre otros lugares también se realiza a través de la pedagogía. Por ello la Defensoría del Espacio Público lanza la estrategia ‘La Manada del Espacio Público’ cuatro personajes típicos de Bogotá, que a través de historias y actividades lúdicas, le enseñarán a grandes y chicos cómo cuidar y sostener en el tiempo los diferentes entornos que hay en la ciudad.
  • Más de 140 niños de primaria, estudiantes de la institución educativa Cedid, sede Tanque Laguna en Ciudad Bolívar, aprendieron de la mano de Fonso, el oso de anteojos, Bety, la tingua, Juanito, el gato y Lola, la perrita, cómo con pequeñas acciones pueden hacer grandes obras en la preservación de los páramos, humedales y demás espacios públicos de la ciudad.

Buscando llevar el aprendizaje y la apropiación de los parques, plazas, senderos y alamedas de Bogotá a otro nivel, llegó ‘La Manada del Espacio Público’, una estrategia pedagógica liderada por la Defensoría del Espacio Público a través de su Escuela, que tiene como misión enseñar a través de actividades lúdicas con las niñas y niños de las instituciones educativas de la ciudad, cómo con pequeñas acciones de cuidado y preservación todos podemos revitalizar lo entornos.

“Las niñas y los niños son parte fundamental del espacio público, ellos son quienes, con sus risas y juegos, llenan de vida los parques, plazas, senderos y alamedas de la ciudad. Es por ello, que llega La Manada de Mi Espacio Público, para enseñarles a ellos cómo cuidar y proteger los entornos donde se divierten. Son ellos el futuro de la ciudad, y con la gran imaginación que tienen sabemos que sabrán apropiarse del espacio público, replicar esta información en sus hogares y así podremos seguir haciendo de los entornos #UnLugarComoElHogar” manifestó Alejandra Rodríguez Cortés, directora de la Defensoría del Espacio Público.

‘La Manada del Espacio Público’ está integrada por Fonso, un oso de anteojos, que nos enseñará a proteger los páramos y zonas montañosas de la ciudad; Bety, la tingua azul, con ella aprenderemos a cuidar los cuerpos de agua que nos rodean; Juanito, el gato, con quien descubriremos nuevos entornos en nuestros barrios y Lola la perrita, quien nos enseñará cómo debemos comportarnos en los parques, senderos, plazas y alamedas para que siempre estén limpios y todas y todos podamos gozar y disfrutar de ellos.

La Manada inició su recorrido por los colegios de Bogotá. Su primera visita la realizó en la institución educativa Cedid, sede Tanque Laguna en Ciudad Bolívar, donde 140 niños de primaria aprendieron de la mano de Fonso, Bety, Juanito, y Lola, qué acciones deben tener en cuenta cuando visitan los espacios públicos para poder mantenerlos siempre en buen estado.

“Es muy importante que pudieron interactuar con los niños y darles una perspectiva más amplia de lo que es el uso apropiado del espacio público. Además, al interior del colegio, a pesar que no se tienen espacios públicos, sí hay zonas comunes en donde se puede replicar lo que hace uno afuera en la calle, como es el uso adecuado de las basuras, el compartir y sentir respeto por los demás cuando se comparte un área común, como lo es un parque o una zona verde. Todo esto lo aprendieron lo La Manada de Mi Espacio Público” indicó Jorge Ernesto Herazo coordinador del colegio Cedid Ciudad Bolívar, sede Tanque Laguna

La Escuela del Espacio Público seguirá llevando a La Manada  por las instituciones educativas de la ciudad, para que las niñas y los niños aprendan sobre los espacios públicos, cómo pueden apropiarse de ellos, y lograr mantenerlos en buen estado para que todos podamos usarlos y disfrutarlos.